RSS

Entrevista con David Vincent

De todos son conocidos ya los rumores que siempre han circulado entorno a los Morbid Angel, y sobretodo centrados en aspectos no musicales; al principio de su carrera, los de Florida se declaraban satanistas, verdaderos creyentes en la doctrina del Señor de los Infiernos. Ahora, años más tarde, parece que han madurado para dejar atrás los aspectos más pueriles del Satanismo para abrazar la filosofia de los “verdaderos”. A David Vincent, bajista/cantante del grupo, también se le relacionaba con algunas organizaciones de ultra-derecha en Estados Unidos, lo que provocó el boicot de algunas revistas a informar sobre la banda. Parte de la prensa condenó al grupo en general, a pesar de la rueda de prensa que el grupo convocó para salir al paso de tales acusaciones. Sobretodo en Alemania, el país más sensible a este tipo de actitudes algunos escritorcillos rehusan aún a hablar con él. Por ahí empezamos nuestra conversación…

David, algunos periodistas, sobretodo en Alemania, rehúsan a hablar contigo. Te imaginas por qué?

“Primero, soy una persona que dice claramente lo que piensa, y quizás esto le pueda causar problemas a algunos. Sin embargo, a ninguno de los que rehúsan a hablar conmigo les he hecho nada personalmente. Además, personalmente estoy un poco decepcionado de que no estén dispuestos a comentar algunas diferencias conmigo mismo, y que incluso intenten borrarme del mapa. Me tengo por una persona dialogante con la que se puede discutir sobre todo, especialmente si se trata de cosas que estan relacionadas conmigo mismo, cosas que los demás solamente saben de oídas, y que así han transmitido. Desde mi punto de vista, era injusto cuando en la revista ROCK HARD, en un reportaje de uno de nuestros conciertos, se podía leer: “Yo esperaba que Morbid Angel fueran miserables, pero realmente no eran tan malos”. Eso está bien?”

Bueno, a las revistas que os boicoteaban seguramente no les importaban vuestros excesos musicales, sinó tu persona. En primer lugar, hay que mencionar el asunto con los Kreator: Concretamente a algunos no les gustó que tu dejaras entrar a unos skinheads a los que se les había prohibido entrar al local.

“Sobre esto tengo que decir los siguiente: En América, casi siempre en un concierto hay gente muy diferente; punks, skinheads, heavy-metal kids, hip-hop fans, mientras que todo esté tranquilo y nadie cause problemas. La gente puede quedarse mientras quieran; no me parece correcto que los Kreator dijeran cosas políticas en el escenario y que no quisieran tocar hasta que los skinheads fueran expulsados del local. Con eso crearon un problema que, en mi opinión, se hubiera podido evitar. Yo juzgué este procedimiento incorrecto, y aclaré mi punto de vista. No es ninguna solución expulsar gente que no ha hecho nada de un local sólo porque se supone que harán alboroto. Sólo ser un skinhead no es un delito; cuando yo pienso sólo en matar a alguien, no me convierto en un asesino; no es el pensamiento, sinó el acto, lo que te convierte en lo que eres”.

No, el pensamiento seguro que no. Pero, precisamente, en el lugar adecuado está la gente adecuada que lo estimulan y la gente que lo ejecuta. Entonces, es por tanto aquél que inyecta odio racial una persona correcta?

“Yo no queria decir eso. Yo odio la gente que hace cosas que someten a los demás o que se entrometen en su derecho. Por tanto, los delincuentes son los que actúan así. Cada uno tiene que saber lo que hace, lo que es correcto y lo que no lo es”.

Quién te oprime o te intenta limitar en tus derechos?

“Yo procuro, como personalidad fuerte, intentar salirme de esto, y creo que Dios actúa en cada individuo. Pero esto se da en mucha gente, la prueba es que se les manipula y se les dice lo que es bueno y lo que no lo es. Yo quiero decidir por mi mismo lo que es correcto y lo que es mentira. En América hay muchas y extrañas sociedades cristianas que tienen la creencia de que ellos deben decidir cuáles son los valores morales buenos. Intentan prohibir la música o quemar los libros que no les conviene, los “trastos”. Yo estoy en contra de la censura de cualquier clase, porque nos lleva a unos extremos que pueden ser muy, muy peligrosos. En mi opinión, cada uno puede pensar lo que quiera aunque sea lo peor del mundo. Si yo no estuviera de acuerdo vcontigo en nada, aún así aceptaría tu opinión, pero no me dejaría someter tan fácilmente, porque estoy seguro de mismo, y creo en el poder”.

¿En qué poder?

“En el poder positivo que debe incorporarse para mejorar las cosas de nuestro entorno. Para decirlo claramente, odio el poder negativo que trajo el fascismo. Hay muchos enemigos ahí fuera que intentan utilizar el poder en sentido muy negativo. No solamente pienso en cualquier asociación religiosa o sectas, que hieren a otros hombres debido a sus ideas o que incluso podrían matarlos. Otra vez, cada uno puede pensar lo que quiera, pero debe lucharse contra el que quiera convencer a los que piensan diferente de él bajo amenaza de fuerza”.

Respecto a esta tendencia al mestizaje, has manifestado alguna vez que sería mejor para todas las razas que se quedaran cada una en su territorio?

“Mmh… Yo siempre digo claramente lo que pienso, y cuando se habla de esto, puede pasar que se diga algo que los demás malinterpreten o dramaticen. No puedo acordarme de haber dicho una cosa como eso, pero si se me atribuye una frase mía, entonces digo lo siguiente: ¿Cuántas guerras y conflictos se basan en un encuentro entre diferentes razas y culturas? Es racista, si digo que la Humanidad no está preparada para vivir junta y aprender unos de otros, en vez de combatirse? Quién se atreve a juzgar qué pasaría si…? Yo no, yo solamente puedo decir que nunca he juzgado una persona por su color de piel o su religión, sinó solamente por sus actos. Si esto me convierte en un bad-boy, me sabe mal”.

Sí, un rumor malintencionado te convierte en un bad-boy dado que una vez incluso pusiste en duda el Holocausto.

“Eso no es verdad, no lo he dicho nunca. Maldita sea, la Humanidad tiene mucha mierda de la que responder. Sabes? Eso no lo sabía yo! Siempre habrá guerras y siempre habrá gente que quieran apagar la luz de los demás, y nosotros estamos aquí sentados y no hay nada que podamos hacer en contra, o sí? Solamente puedo decir que si hubiera más gente como tú o como yo o como la gente de este bar habría mucha menos mierda en el mundo, pero mientras nosotros estamos aquí sentados quizás hay un maldito idiota que pone un paquete de gas venenoso en una estación de Osaka o pone una bomba en el World Trade Center”.

¿Qué piensas tú como americano cuando oyes hablar de estos actos terroristas?

“Es una verguenza tomar en consideración sin escrúpulos la muerte de unos niños. Hay mucha gente que odia América, no se puede hacer nada en contra. Pero, ¿qué se obtiene cuando se tira una bomba en un sitiuo donde hay mujeres y niños? Si esta gente realmente quiren sacudir la administracion americana, tienen que ponerse como meta la Casa Blanca. Quiero decir, un presidente vive siempre con una cierta amenaza”.

Ahora otro rumor que se  produjo alrededor del mundo: Se informó que tú recomendaste un libro de propaganda nazi a Lemmy Kilminster durante el tour con Motörhead en Estados Unidos, con la indicación de que estaba escrito por tus héroes.¿Qué hay de eso?

“Simplemente, esto no es verdad. No tengo ningún libro así, y tampoco me interesaría. Quieres decir que si lo hubiera hecho, le hubiera estrechado la mano a Lemmy dignamente? Podría declarar abiertamente que soy un nazi! Mira, no me puedo explicar por qué él tiene que suponer algo así. Fué un tour fantástico, las dos bandas se avenían mucho. Lemmy no tiene base para suponer eso. Sólo puedo explicarmelo por el hecho de que él no estuviera muy contento con su 13º lugar en Estados Unidos, y de algún modo quisiera desahogarse. Quizás el creyó que me comportaba demasiado engreídamente, y creyó que tenía que atacarme. No sé, pero me pone nervioso cuando esta gente deja de tener en cuenta la música y se preocupa de este tipo de cosas. No tuve tiempo en aquellos meses para pensar en los libros nazis, ni tampoco para leerlos. Estuve trabajando muy duro en la banda, eso es, para hacer el más sobresaliente álbum de Death Metal que nunca se ha hecho, “Domination”. El poco tiempo que tuve lo necesité para mi vida que se hizo más intensiva. Por ejemplo, voy dos veces por semana a la ópera de Florida y, de verdad, quedo impresionado del increíble poder que tiene la música de Tchaikowsky o de Wagner cuando es entonada por una orquestra de 50 personas. Si ellos aún vivieran y fueran jóvenes, seguro que harÌan una música muy extrema; incluso quizs serían deathmetallers”.

 

Comments are closed.